El hábito de tomar vino tinto con las comidas ayuda a proteger el corazón. Acostumbrar a beber una copa diaria es más suficiente para ayudar a combatir las grasas malignas y fortalecer el corazón